Valencia se apresta a negociar un nuevo convenio colectivo del doblaje

Valencia se apresta a negociar un nuevo convenio colectivo del doblaje

Los actores de doblaje de Valencia se aprestan a negociar un nuevo convenio colectivo. Entre sus reivindicaciones, los actores exigirán una mejora de las retribuciones y la regulación de aspectos que ahora no se cumplen, como el cobro de convocatorias distintas por cada capítulo en el atril.

Los actores de doblaje de Valencia, en torno a un centenar — la mitad de ellos agrupados en la asociación Col.lectiu de Professionals del Doblatge (CPD) — ultiman un listado de reivindicaciones que trasladarán a la patronal, a fin de constituir la mesa de negociación de un nuevo convenio colectivo, según informó Josema Soler, miembro de la Ejecutiva de dicha asociación, en declaraciones al Blog de la Escuela de Doblaje de Madrid (EDM).

La negociación del futuro convenio colectivo girará en torno a la actualización de los salarios y del resto de condiciones laborales de una industria pujante, marcada por la apertura de sucursales de potentes estudios de Madrid, y de escuelas, que nutren de nuevas voces el sector.

En los últimos años, el sector — hasta hace poco volcado al doblaje en valenciano — experimenta un notable auge, derivado de la llegada de un volumen importante de trabajo, al calor de fenómenos como las telenovelas turcas, los docu-realities y los doblajes mixtos que se realizan de manera telemática desde varios puntos del país.

“Cobramos fatal”

Sin embargo, a pesar del apogeo de Valencia como nuevo polo del doblaje en castellano, los actores se quejan de la precariedad que envuelve su trabajo, con bajas retribuciones y ausencia de regulación en aspectos básicos, como los conceptos susceptibles de retribución.

“Cobramos fatal”, ilustra Soler, filólogo y locutor, antigua voz corporativa del canal autonómico valenciano de televisión y hoy reconvertido en actor de doblaje, gracias a su pasado como actor de teatro y su experiencia radiofónica.

Las retribuciones del doblaje en castellano en Valencia están reguladas por simples pactos verbales entre los estudios de doblaje y los actores.

Así, los salarios del doblaje en castellano se sitúan hoy en torno a los 20 euros por convocatoria o CG, que cobran los actores por acudir a doblar, más un salario variable, de dos euros por take o unidad de trabajo.

En el caso de los docu-realities, una producción que está llegando en abundancia a la región, la convocatoria se sitúa también en 20 euros; aunque, en este caso, el take se rebaja a un euro.

Sin embargo, estos precios — muy alejados de otras comunidades donde también se dobla, como Madrid o Cataluña — tampoco son homologables respecto a estas regiones.

En Valencia, por ejemplo, a diferencia de Madrid y Barcelona, los actores que intervienen en varios capítulos de una serie durante una sola sesión, cobran un solo CG o convocatoria; en lugar de tantas como capítulos, como en esos otros puntos.

“Esto hay que regularlo”, afirma Soler, que defiende la calidad del doblaje en Valencia, aunque admite que parte del aluvión de trabajo se debe a la competencia salarial. “Es la suma de ambas cosas. Aquí se dobla muy bien; si no, no se podría emitir. Y somos más baratos”.

Grandes diferencias respecto a Madrid y Barcelona

Los salarios del doblaje valenciano se sitúan a gran distancia de Madrid y Barcelona. En Valencia, los 20 euros por convocatoria y dos euros por take apenas representa la mitad del salario que se cobra en Madrid, en formato vídeo (38,95 euros por CG; y 4,26 euros por take); y parecida proporción respecto a Barcelona (36,99 euros por CG y 4,06 euros por take). Diferencias que se amplían en el caso del cine.

“Deberíamos estar contentos por la cantidad de trabajo que está llegando. Pero, tal y como se está haciendo, esto se ha convertido en una churrería. Hay que regularlo”, afirma Soler, que critica también el ritmo de trabajo excesivamente alto que imponen los estudios; circunstancia que va en detrimento de la calidad del trabajo del actor.

Así, en la actualidad, la asociación Col.lectiu de Professionals del Doblatge (CPD) se dispone a fijar su listado de reivindicaciones que, junto a la Associació d’actors y actrius Professionals de València (AAPV), trasladarán a los empresarios cuando se inicie la negociación de un nuevo convenio colectivo.

Entre sus reivindicaciones destacan, además de la mejora salarial, la inclusión de los nuevos formatos, como audiolibros o videojuegos, y una regulación de aspectos que influyen en las retribuciones, como la longitud del take o el cobro adicional por cada capítulo incluido en una sesión de trabajo.

Desembarco de estudios de Madrid

El doblaje valenciano ha vivido en los últimos años el desembarco de numerosos estudios de Madrid, que han abierto sede en la capital del Turia.

Destacan los estudios Kiloherzios y decibelios (el antiguo Estudi de Música); Alboraia Art Studios; Garatge del So; De cuatro a dos; Sonologic; Black Noise (el antiguo AC Estudis); Sound Diseño Estudio (Mediapro); Somàgic (adquirido por Transperfect, de Madrid), en l’Alcudia; Estudios Andro; Galaxia Studios; Escuela de Doblaje de Valencia (propiedad de SDI); Noclafilms, en Castellón (que dobla en valenciano, para la TV autonómica A punt); y la escuela Lucentum, ya en Alicante.

En Valencia, según Soler, se está doblando actualmente para los principales clientes del país, desde empresas de televisión como A3 Media o Mediaset, y sus diferentes canales — por ejemplo, Nova —; hasta la nuevas plataformas por streaming, como Netflix o HBO.

“Aquí se dobla muy bien. Aunque sea más barato, si el doblaje no se hace bien, no se podría emitir”, defiende el actor y líder del colectivo de intérpretes.

Diferentes negociaciones por el país

La negociación de un convenio colectivo en Valencia se une a los diferentes puntos del país que están tratando de regular sus condiciones de trabajo.

En realidad, Madrid es la única región que goza de un convenio colectivo; en tanto que Cataluña, tras largos años de lucha judicial, logró en 2020 firmar pactos de empresa a fin de regular la profesión; mientras que el País Vasco y Galicia tratan de rearmar sus reivindicaciones — que pasan por un precio común para el doblaje en castellano, en este último caso— , interrumpidas por la pandemia de Covid-19.

En Valencia, el convenio de 2002 regula exclusivamente el doblaje en valenciano, informa Soler. En ese caso los precios se sitúan sensiblemente por encima del otro idioma, el castellano, al que se dobla en la Comunidad.

Así, la tabla salarial del convenio del doblaje en valenciano de la Comunidad Valenciana fija un salario de 30,94 euros por convocatoria, y 3,19 euros por take; es decir, un 50% más que en idioma castellano, en el caso del CG; y un 60% más, en el caso del take.

Según Soler, los actores valencianos no se cierran a la firma de un convenio estatal, que fije un umbral mínimo en todo el Estado. “No somos una amenaza”, afirma, quien defiende la buena relación entre el colectivo de actores de doblaje de España.

Sin embargo, matiza, habría que ver cómo se reparte el trabajo “con equidad” entre las diferentes regiones, aclara.

Dejar un comentario