Dieciséis estudios de doblaje de Cataluña se han sumado a los pactos de empresa firmados entre los empresarios y los actores y directores de la comunidad autónoma catalana. Los pactos, que pueden suponer un primer paso hacia la firma de un convenio colectivo, fijan unos precios para los trabajadores de la rama artística del doblaje al nivel de 2009, y se sitúan, en comparación con Madrid, entre un 1% y un 5% por debajo de los fijados en esta última comunidad autónoma.

Dieciséis estudios de doblaje de Cataluña – Soundstudio, VSI Sonygraf, Takemaker, Lionbridge, Megara, Deluxe, SDI Media, Lastcrit, Audioprojects, La fábrica de carbón, Sonilab, Media Arts, SIK, Eclair, Antaviana Films, CYO– han ratificado los pactos de empresa entre los estudios y los actores y directores de doblaje, confirman en fuentes de la asociación DUB al Blog de la Escuela de Doblaje de Madrid.

Los pactos de empresa fijan una tabla de retribuciones al nivel de 2009, que en el caso de cine, se colocan en 50,64 euros por CG o convocatoria de los actores, y 5,63 euros por ‘take’ o unidad de doblaje; mientras que, en cuanto al vídeo y la televisión, el salario se sitúa en 36,99 euros por CG y 4,06 euros por ‘take’.

Respecto a los directores, el salario asciende a 77,78 euros por rollo, en el caso del cine, y de 50,64 euros en el caso del vídeo.

Los precios del vídeo se sitúan un 5% por debajo de los de Madrid

Las retribuciones pactadas por los actores de doblaje en Cataluña se colocan el nivel de 2009. Un nivel que, en comparación con Madrid, se sitúa entre un 1% y un 5% por debajo de los precios acordados en esta última comunidad autónoma, que no actualizó en 2020 sus salarios, tras caducar en 2019 su convenio colectivo.

En el caso del cine, los precios de Barcelona sitúan la convocatoria 1,3 euros por debajo de los 50,64 euros de Madrid; un 2,5% menos; y el ‘take’, seis céntimos por debajo de los 5,69 euros de Madrid; un 1% menos.

En el caso del vídeo, Barcelona sitúa el CG 1,96 euros por debajo del de Madrid, un 5%; y el ‘take’, 21 céntimos más barato; un 4,9% menos.

Primer paso hacia el convenio

La asociación Doblatge Unida de Barcelona (DUB) ha expresado su satisfacción por los pactos de empresa alcanzado a finales de julio entre los actores y directores, representados por la Associació d’Actors i Directors Professionals de Catalunya (AADCP) y los estudios de doblaje, que cuentan a mediados de octubre con la adhesión de los citados dieciséis estudios.

La asociación, que cumplió en septiembre su primer año de vida, se ha marcado como objetivo regular la práctica profesional del doblaje en la comunidad autónoma, después de una larga batalla judicial, que finalizó en 2019 cuando el Tribunal Supremo desestimó el recurso mediante el cual los actores intentaban recuperar el contenido del convenio colectivo 2005-2007, y la regulación del sector.

Una batalla por dotar de normas el ejercicio de la profesión que se une a las que se libran en diferentes partes de España; en Galicia, donde los actores tratan de establecer un precio mínimo común para el castellano; o en el País Vasco, donde la pandemia ha interrumpido la negociación de un nuevo convenio colectivo.

En otras partes de España, sin embargo, no existe regulación específica que ampare a los actores de doblaje en el ejercicio de su profesión. En el caso de Andalucía, según diversas fuentes, el precio del ‘take’ habría caído en torno a 1,5 euros, tres veces menos que en Madrid si hablamos de vídeo (incluso menos, en algunos casos), y los precios se fijan mediante pactos privados entre los estudios y cada uno de los actores, afirman estas fuentes.

En Madrid, la negociación colectiva se interrumpió en marzo con la emergencia sanitaria, cuando actores y estudios se disponían a firmar una renovación del convenio colectivo, sellado en 2017, tras cuarenta días de huelga, y con fecha de vencimiento en 2019.

Así, Madrid no actualizó salarios en 2020, después de que el IPC (índice de precios de consumo) acabara el año anterior con una subida interanual del 0,8%.


0 comentarios

Deja una respuesta