Valencia pugna por incluir en Netflix doblajes en valenciano

Valencia pugna por incluir en Netflix doblajes en valenciano

Los actores de doblaje de Valencia se han movilizado para conseguir que Netflix y el resto de plataformas de contenidos audiovisuales incluyan el valenciano en su catálogo de idiomas.

El Col·lectiu de Professionals del Doblatge se prepara para tratar de negociar con las plataformas las inclusión del doblaje en valenciano en el catálogo de idiomas de los nuevos proveedores de contenidos, según confirman en fuentes del colectivo al Blog de la Escuela de Doblaje de Madrid (EDM).

De momento, la acción de los actores valencianos se concentra en presionar a las autoridades autonómicas de la necesidad de incluir el doblaje en valenciano entre las opciones que ofrecen los nuevos gigantes de la distribución y exhibición audiovisual.

En Valencia se estima que trabajan en torno a 200 actores de doblaje; si bien la mayoría del doblaje que ahora se hace en esta comunidad autónoma es al castellano, después de los problemas financieros que atravesó la cadena autonómica de televisión valenciana, que derivaron incluso en el cierre de la misma en 2013.

Las reclamaciones de los actores valencianos nacen espoleadas por la nueva Ley General de Comunicación Audiovisual, que obliga a las plataformas a disponer de un porcentaje de su producción subtitulada o doblada al euskera, el gallego o el catalán.

El valenciano, lengua cooficial en la Comunidad Valenciana, quedó fuera de esta obligación, impuesta a las plataformas, y ahora los actores de doblaje de esta comunidad desean impulsar su inclusión en el catálogo de Netflix y el resto de plataformas.

Netflix ha comenzado ya a ofrecer doblaje y subtítulos en gallego, euskera y catalán en su catálogo; y estima que, a finales de año, habrá incorporado 20 horas de doblaje y 200 horas de subtítulos en cada una de estas lenguas, en cerca de 70 películas y series de su catálogo; entre las que se encuentran la versión de Pinocho de Guillermo del Toro; el film The mother, con Jennifer López; o la serie basada en el cómic de Neil Gaiman Sandman; entre otras.

Negociación de un nuevo convenio

La inclusión del doblaje al valenciano en Netflix figura entre las prioridades de los actores de esta comunidad autónoma, empeñados además en negociar un nuevo convenio colectivo que actualice sus salarios y el resto de condiciones laborales del sector.

El doblaje vive una particular etapa de esplendor en la capital del Turia, impulsada por la apertura de diversas escuelas y, sobre todo, con la llegada de potentes multinacionales, que han abierto sede en la comunidad autónoma, donde se doblan telenovelas turcas, docu-realities y los polémicos doblajes mixtos, aquellos que dividen su reparto entre uno de los dos principales polos del doblaje en España — Madrid o Barcelona —, que acaparan los papeles protagonistas; mientras el doblaje del resto se graba en otra comunidad autónoma, como el País Vasco, Andalucía o la propia Comunidad Valenciana.

Los actores valencianos se quejan de la escasa retribución que reciben por su trabajo, que se regula por pactos verbales entre los estudios y los intérpretes, en lugar de por un pacto colectivo, y que parten de cuantías en torno a los 20 euros por convocatoria, y dos euros por ‘take’ o unidad de trabajo; salvo en el caso de los docu-realities, donde esa cantidad se reduce a un euro por ‘take’, según fuentes consultadas.

Además, los actores valencianos se quejan de otras prácticas que también merman sus ingresos, como el cobro de un único CG o convocatoria aunque se interpreten varios capítulos en una sola jornada de trabajo; así como de la longitud de los ‘takes’; asuntos estos que también centran las protestas de otras comunidades sin convenio colectivo actualizado, como el País Vasco o Galicia.

A mitad de precio respecto a Madrid y Barcelona

En realidad, Madrid es la única comunidad autónoma que goza de un convenio colectivo plenamente actualizado; que además logró renovarse en 2021, por primera vez sin una convocatoria de huelga por medio, y con la inclusión de cláusulas de revisión salarial, que permitieron, por ejemplo, elevar los salarios el pasado mes de enero un 6,5%, el mismo valor que marcó la inflación interanual en diciembre de 2021.

Este año, además, Madrid prevé volver a elevar sus salarios en el mismo porcentaje en que acabe la inflación; e incorporar además un alza adicional del 1%, en compensación por las vacaciones, finiquitos y pagas extras (en 2024, la subida adicional será del 2%; y en 2025, del 3%; según el último convenio colectivo firmado, valedero hasta ese último ejercicio.)

En Barcelona, por su parte, los actores se encuentran actualmente negociando un nuevo convenio colectivo, después de que, el pasado mes de marzo, los intérpretes lograran arrancar, tras una convocatoria de huelga, un alza salarial del 6,1% desde abril a la recién creada patronal del sector en Cataluña AEDSC, que agrupa a estudios como SDI, Tecnison y Deluxe.

Estos pactos en Madrid y Barcelona establecen unos precios muy superiores a los del doblaje en Valencia; con precios en torno a los 55 euros por convocatoria en Madrid, en el caso del cine; y sobre 40 euros, en el caso del vídeo (algo menos en Barcelona); es decir, prácticamente el doble que la convocatoria valenciana; proporción que se mantiene, a grandes rasgos, en el caso del ‘take’ o unidad de trabajo.

Unos precios que han facilitado la llegada de un buen volumen de encargos a la capital valenciana, si bien, los actores de esta comunidad autónoma defienden la calidad de su trabajo. “Aquí se dobla muy bien. Aunque sea más barato, si el doblaje no se hace bien, no se podría emitir”, defendió el portavoz del principal colectivo de actores de la comunidad autónoma, Josema Soler, en una ocasión anterior en este blog.

Valencia dobla actualmente para clientes como A3 Media, Mediaset y sus diferentes canales de televisión, como Nova, así como también para las nuevas plataformas de contenidos, como Netflix o HBO.

Entre los principales estudios presenten en la comunidad autónoma, destacan Kiloherzios y decibelios (el antiguo Estudi de Música); Alboraia Art Studios; Garatge del So; De cuatro a dos; Sonologic; Black Noise (el antiguo AC Estudis); Sound Diseño Estudio (Mediapro); Somàgic (adquirido por Transperfect, de Madrid), en l’Alcudia; Estudios Andro; Galaxia Studios; Escuela de Doblaje de Valencia (propiedad de SDI); Noclafilms, en Castellón (que dobla en valenciano, para la TV autonómica A punt); y la escuela Lucentum, ya en Alicante; apuntó Soler en esa ocasión.

(Imagen de bearfotos en Freepik). 

Dejar un comentario


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /homepages/6/d483979310/htdocs/wp-includes/functions.php on line 5420