Netflix y el resto de plataformas digitales de distribución de contenidos audiovisuales negocian en España la cesión a las sociedades gestoras de derechos de los listados de las obras puestas a disposición del público según un desglose por idiomas. Se trata de una reivindicación de Aisge, la sociedad de gestión de derechos de los actores, que reclama así nuevos datos que permitan conocer mejor la cuantía de los derechos devengados por doblaje, según desveló la propia entidad de gestión la pasada semana durante el foro Latin Artis.

La cesión de los listados por idiomas forma parte de la negociacion que actualmente mantienen los responsables de la entidad de gestión Aisge y las diferentes plataformas que emiten productos audiovisuales en España, según afirmaron los responsables de la entidad en el transcurso del foro que reúne a profesionales de este ámbito de España, Portugal, Italia y Latinoamérica.

Netflix, junto con Rakuten, ha accedido a remunerar los derechos de la propiedad intelectual a los actores — incluyendo a los de doblaje — por primera vez este año, según comunicó en septiembre la entidad de gestión Aisge a los actores españoles. Un acuerdo — el primero que se alcanza a nivel mundial entre Netflix y una entidad de gestión, según Aisge — que se ha traducido ya en la remuneración efectiva de los derechos generados por el visionado de contenidos en España durante los años 2015, 2016, 2017, 2018; y que el año que viene continuará con la remuneración de los contenidos ofrecidos en 2019, un año en que la plataforma alcanzó ya un notable número de abonados en España.

El foro organizado por Latin Artis, que agrupa a entidades de gestión de España, Portugal, Italia y Latinoamérica, dejó claro la importancia cada vez mayor del modelo de distribución audiovisual encarnado por Netflix, HBO, Movistar, Rakuten, Amazon Video, entre otras.

Una importancia que no hará sino crecer en el futuro, y que, en materia de propiedad intelectual, obliga a generalizar por todo el mundo la gestión de derechos de actores e intérpretes, a fin de lograr que estos perciban una parte del éxito económico de los productos, en forma de remuneración.

Importancia creciente del modelo de plataformas

Tras repasar el catálogo de derechos que poseen los actores en este campo, los distintos intervinientes en el foro abordaron desde varias perspectivas la situación de los derechos de autor de los intérpretes en un contexto marcado por la digitalización y la mundialización de la oferta audiovisual.

Una mundialización que no hará sino traducirse en una “mayor remuneración para los creadores de la industria audiovisual”, ligada a la creciente importancia del ocio en la sociedad actual, según destacó el director general de Aisge, Abel Martín, quien, después de subrayar el papel de las series dentro del nuevo modelo audiovisual, auguró sin embargo que estas plataformas se verán pronto obligadas a afrontar una subida de cuotas a sus abonados, a la vista del “poco margen de beneficios” que deja su negocio por el momento. “Por eso les cuesta pagar los derechos, aunque están obligados”, remachó.

La irrupción de la plataformas ha supuesto una honda transformación de la narrativa y de la producción audiovisual, según relató Gema Neira, guionista en producciones como Las chicas del cables, Fariña o Velvet, quien, tras detallar estos cambios, precisó que el mercado latino, donde la producción ha logrado un “brutal” avance de calidad, es un mercado aún “en fase de crecimiento”, y donde, debido a la “gran relación calidad-precio” de su mano de obra, no dejan de abrirse nuevos centros de producción.

Negociaciones con Netflix

Tras dos años y medio de intensas negociaciones, la entidad de gestión Aisge ha logrado que Netflix y Rakuten comiencen a retribuir derechos a los actores españoles, aunque de momento solo por los visionados en España. La entrada en vigor este año del Tratado de Beijing ayudará a que se generalice esta remuneración por visionados en todo el mundo.

Aisge no solo retribuye a los artistas españoles. Las entidades de gestión de los distintos países forman un conglomerado que recauda en todo el mundo la remuneración por derechos de los artistas, en función de los acuerdos entre las propias entidades, y del grado de desarrollo de la legislación nacional en cada país.

Aisge recauda y retribuye, por la emisión de una película doblada en España, las siguientes cantidades: un 75% para los actores de imagen y el 25% restante para los actores de doblaje. En España, la entidad retribuye a 110.000 artistas de todo el mundo, según desveló su director general, quien puso de manifiesto la complejidad de la gestión de esta avalancha de datos que lleva a cabo la entidad de gestión.

Los técnicos de Aisge visionan cada una de las obras para comprobar las actuaciones que contiene. Y se encargan de recaudar el pago que efectúan televisiones, hoteles, cines, cadenas de televisión, plataformas y el resto de entidadaes que están obligadas al pago de estos derechos para los actores.

Las plataformas necesitan el doblaje

Tras lograr el pago por parte de Netflix de estos derechos de autor, las negociaciones entre Aisge y las plataformas digitales continúan. No solo a fin de lograr que el resto de empresas se sumen a la remuneración de los derechos, sino también para que se retribuyan los visionados en países distintos de España; algo crucial en producciones españolas interpretadas por actores de imagen, alguna de las cuales han logrado gran éxito internacional gracias al nuevo modelo de distribución global.

Un éxito, por cierto, al que ha contribuido de forma imprescindible el doblaje de estas producciones, en este caso a lenguas distintas del español, según recordaron los participantes en el foro. “Las plataformas saben que es necesario que exista el doblaje. Y se preocupan de darlo. Si no, saben que el éxito de esa producción probablemente sea menor”, afirmó José Fortes, responsable de la infraestructura técnica de Aisge.

“En las plataformas que han comenzado a emitir sin doblaje el resultado ha sido un fracaso”, añadió.

Las negociaciones entre Netflix y el resto de plataformas, y la entidad de gestión Aisge continúan. “No podemos entrar en detalles”, afirma José María Montes, jurista experto en la gestión internacional de derechos, quien destaca que los acuerdos alcanzados con estas plataformas por las entidades de gestión están sujetos a “fortísimas cláusulas de confidencialidad”.

Sin embargo, desvela, las entidades de gestión reclaman a Netflix y el resto de plataformas que estas les suministren informes individualizados de cada una de las obras en función de su banda de idioma. “Para que a las entidades de gestión les resulte útil recibir información sobre el doblaje lo que necesitan en que la plataforma facilite como obra independiente cada versión lingüística explotada”, apunta.

“De la obra ‘X’, deberíamos tener en el reporte de las plataformas una línea que diga obra ‘X en español’; otra que diga obra ‘X en inglés’; obra ‘X en portugués’; obra ‘X en danés’…

“Eso es lo que está siendo objeto de negociación con las plataformas”, corrobora; si bien, matiza, hay también “otras soluciones, que son objeto de negociación” y que desarrollarían un modelo distinto, dentro de la negociación, sujeta a “tremendas cláusulas de confidencialidad”, reitera.

Con todo, “los actores de doblaje españoles ya se han beneficiado del reparto de Netflix. Y están recibiendo las cantidades que han generado. Y así esperamos que sea en los países latinoamericanos”, concluye.

Categorías: Noticias

0 comentarios

Deja una respuesta