La naturalidad inunda el mundo. Se debate sobre ella. Y la discusión polariza el universo de la publicidad. Se debate sobre ella en España. Y también en Estados Unidos y en Latinoamérica, a juzgar por las entrevistas a destacadas figuras del ámbito publicitario de la locución en español en Estados Unidos y Latinoamérica, realizadas por La industria desde adentro, un programa lanzado por Juana Plata y Natalia Rosminati —artistas de la voz— y el productor Ezequiel Lachman, a fin de estrechar lazos entre la comunidad hispanohablante de locutores y artistas de la voz.

“La tendencia es cada día la voz más natural”, afirma Julio Miguel, director publicitario y socio de la productora Whisky Film, un puntal del sector, con sedes en México DF, Los Ángeles, Bogotá y Madrid, quien, sin embargo, matiza pronto su afirmación.

¿Qué es ser natural?”, se pregunta este destacado personaje de la producción audiovisual latinoamericana. Con la naturalidad, sucede igual que con los actores de imagen, explica. “El cliente te pide una voz natural. Y cuando les llegas con gente con la voz natural, entonces te dicen: —‘¡Ay, no!’—. Con la voz es igual”, sentencia, quien profundiza a continuación en este debate.

“En locución, las intenciones son importantísimas. Pero la voz natural no tiene intenciones”, advierte. “En una pieza publicitaria necesitas resaltar algunas cosas”, destaca. “No puedes hablar con voz natural. Por muy bonito que sea tu tono de voz. Porque, si no, no estás haciendo hincapié en las tres o cuatro palabras que son necesarias para vender un producto”, sentencia.

Cada pieza publicitaria tiene, al igual que una obra de teatro, tres actos, continúa. “Al menos tres momentos”, matiza. Un primer momento donde presentas el problema. Un segundo tiempo, donde das la solución. Y un tercero en el que refuerzas esa solución, explica, en uno de los programas del magazín informativo.

“En realidad, lo natural” —reflexiona— “tiene que ver con el tono que la gente ha imaginado como natural”, concluye.

Locutor: busca la emoción

En una pieza publicitaria, la voz tiene que conectar con la emoción, agrega este productor, que se encarga desde su compañía de escoger las voces más ajustadas para cada una de las importante campañas publicitarias que maneja, al otro lado del Atlántico.

Los locutores, para ser agraciados con su elección, deben conectar con esa emoción. Un caudal de sensaciones que los creativos han sembrado en el texto del spot. Y que requieren del arte del locutor para hacerlas llegar al espectador.

“Busquen algo dentro del guion que los conecte con el texto”, dice el productor, para quien el mayor error consiste en que los locutores hagan las cosas de forma “mecánica”. “Ese es el mayor error que podemos cometer”, agrega, señalando además la importancia de la “actitud” en el saber hacer del locutor a la hora de enfrentarse a un trabajo profesional.

Oportunidades en grandes marcas

Además de estos consejos, Miguel ofrece a los locutores algunas pistas de cómo funciona el negocio de la publicidad. Por ejemplo, para meter la cabeza en las campañas que organizan las grandes marcas, se abre una ventana de oportunidad para los locutores en las llamadas campañas de imagen. Se trata de aquellas campañas en que los anunciantes, lejos de promocionar un producto concreto, se dedican a reforzar sus lazos con el cliente. “Ahí hay una oportunidad para trabajar con otras voces, que no son la habitual de la marca”, señala.

Otras personalidades que pasaron por el programa ofrecen información útil a los locutores sobre diversos aspectos de la profesión. Con la pandemia han proliferado los homestudio o estudios domésticos. Muchos locutores se han sumado a la tendencia de grabar desde casa. Pero algunos no saben por dónde empezar.

Antonio Fornaris, voz en Estados Unidos y Latinoamérica de marcas como Coca Cola, Volvo, McDonalds, T-Mobile, que creó su primer estudio doméstico en el año 2010, aconseja dirigir la inversión al acondicionamiento del espacio, y no a caros equipos; al menos en un momento inicial.

“Lo más importante es el espacio”, afirma este personaje, una de las voces de moda del continente. “Tener un espacio bien tratado acústicamente. Un espacio ‘seco’, que no sea reverberante”, añade.

“Es mejor un micrófono económico y un estudio bien tratado, que un micrófono caro dentro de un mal espacio”, apostilla. Créanme, van a sonar mucho mejor”, concluye.

Trucos para ser natural

Fornaris, destacado precisamente por su naturalidad, tercia también en este debate. Y ofrece algunos trucos, como aprenderse el papel o copy de la pieza publicitaria, de memoria. Y hacer dos o tres tomas sin auriculares. “Encontrarán otro tono, otro volumen, otra dinámica…”, aconseja.

Desde su Puerto Rico natal, Fornaris aporta información sobre las tarifas en el estado libre asociado, donde un anuncio de 30 segundos en televisión nacional, se cobra a 600 euros por año. “Lo cual no está mal”, agrega. “En Quito me han ofrecido 200 euros al año”, afirma en alusión a la capital ecuatoriana.

En Estados Unidos, en cambio, las tarifas dependen mucho de la segmentación por territorios, por usos, y por el período que van a estar en el aire. “Hay que cuidarlo. Un locutor que empieza tiene el mismo derecho a cobrar una buena cantidad, que un actor que lleva mucho tiempo”, reflexiona.

Generar lazos

La industria desde adentro, el espacio surgido durante la pandemia, surgió en respuesta “a la necesidad de acompañar, capacitar y unir a los profesionales hispanos de la voz en la situación global tan particular que nos tocó vivir”, recuerda en conversación con el Blog de la Escuela de Doblaje de Madrid (EDM) una de sus fundadoras, la artista de voz argentina Natalia Rosminati.

“Algunos profesionales ya trabajaban en sus casas. Pero otros tuvieron que adaptarse a los tiempos que corrían”, añade. “La grata sorpresa fue contar con el apoyo de tantos locutores, más de 200 desde la primera edición, de más de una veintena de países”, recuerda.

Al final, tras una treintena de programas, que ofrecieron información “muy valiosa”, además de cursos y sesiones de asesoramiento o coaching gratis, el programa sirvió para unir a los profesionales de la voz de todo el mundo, y ofrecerles “motivación para crecer y aprender más”, concluye.

Un empeño celebrado por otro de sus invitados, el actor y locutor mexicano Rubén Trujillo, ‘Trujo’, quien agradeció la iniciativa, y confío en su poder para unir a los locutores del continente que trabajan en español.

“Deberíamos dejar de competir suciamente. El que tenga que quedarse con una cuenta, se quedará con ella; el que tenga que quedarse con un personaje, lo hará. Es importante que seamos una gran familia; primero latinoamericana; y luego conquistaremos otros continentes”, zanjó el conocido locutor.


0 comentarios

Deja una respuesta