Patronal y sindicatos de la rama artística del doblaje en Madrid han constituido la mesa de negociación del tercer convenio colectivo de este ámbito profesional, que tendrá como principales puntos de discusión la generalización de la cesión de derechos, que ahora solo retribuye la multinacional Disney, y la inclusión en la nómina de la parte proporcional de las vacaciones de actores y directores, junto a la determinación del alza salarial para cada uno de los años de su vigencia, informan al Blog de la Escuela de Doblaje (EDM) en fuentes de Adoma.

Por otro lado, el sindicato madrileño de actores y directores de doblaje Adoma, valoró “muy positivamente” la constitución en Barcelona de una asociación, Dub, nacida para luchar contra la precarización del sector, tras años de desregulación, y con la intención de negociar un nuevo convenio colectivo para Barcelona.

La mesa en Madrid se constituyó el pasado 17 de octubre formada, por un lado, por los sindicatos Adoma, Locumad, Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT), y por el lado patronal, por Aedma y Amaedys.

Llama la atención la ausencia en la mesa de negociación del futuro convenio madrileño de Aesdovi, la patronal de los videojuegos, que, a diferencia del anterior convenio, donde sí estuvieron presentes, se ha ausentado en esta ocasión de la negociación.

Por su parte, la patronal Aedma, requerida en diversas ocasiones por este Blog, ha rehusado ofrecer su punto de vista, tanto sobre la negociación en ciernes, como sobre cualquier otro asunto, para lo cual este Blog les ha ofrecido su plataforma.

Cesión de derechos

La principal reivindicación de los actores madrileños de doblaje es la cesión de derechos. Actualmente tan solo Disney entre las grandes distribuidoras retribuye a los actores y directores estas cesiones, en compensación por el uso que las compañías hacen de la voz de los profesionales del doblaje en productos como muñecos y merchandising diverso, así como en otros usos, como promociones en canales de televisión.

“No se puede ceder un derecho a cambio de nada”, reiteró el presidente de Adoma, Adolfo Moreno, en declaraciones en octubre a este Blog.

La cesión de derechos, en el caso de Disney, supone un incremento salarial para los actores del 15%, según fuentes del sector. Estos derechos se liquidan cuatrimestralmente en el estudio SDI, donde se dobla el grueso de la producción Disney en la capital de España.

Los actores y directores pretenden que el resto de ‘majors’ o grandes distribuidoras imiten a la multinacional americana, y comiencen a retribuir a los actores por estas cesiones que actualmente firman “a cambio de nada”, recalca Moreno.

Por otro lado, el sindicato reivindica también el pago de la parte proporcional de las vacaciones que corresponden a cada convocatoria o CG, la modalidad de contratación en la profesión que, en términos generales, equivale a una jornada de trabajo.

Finalmente, los actores y directores del doblaje en Madrid también demandan que se fije un alza salarial para cada uno de los años de vigencia de este convenio, el tercero de la región, que sustituirá al pacto firmado en 2017 tras una huelga de 40 días, y que entonces contempló alzas del 3,5% en 2017 (desde el 1 de mayo); del 2,5% en 2018 (salvo el CG y el take); y equivalente al IPC en 2019.

Apoyo a los actores de Barcelona

Por otro lado, el presidente de Adoma ha mostrado su apoyo a la creación en Barcelona de Dub, una nueva asociación de actores y directores de doblaje, nacida para detener la progresiva degradación de las condiciones de trabajo en el sector, mediante la firma de un convenio colectivo que ponga fin a más de una década sin regulación laboral.

“La situación en Barcelona es muy preocupante”, explica Adolfo Moreno, quien se refiere a prácticas denunciadas en este Blog por los actores de Barcelona, como el pago de un solo CG por varios capítulos de series; o la rebaja de la cuantía salarial aplicada por los estudios a los actores más bisoños, como se detalla en este artículo.

“Espero que Dub tenga un seguimiento masivo en Barcelona, y que, al igual que en Madrid, logren unir a la gente, en defensa de su trabajo”, detalló Moreno.

Finalmente, y en relación a la negociación en Madrid, Adoma confía en que la negociación que arrancará en las próximas semanas, tras la constitución de la mesa, sea “tranquila, beneficiosa y fructífera” para todas las partes.

De otra parte, en la capital, el sindicato ha llegado a un acuerdo con los cines Paz, uno de los pocos cines de la capital que programan cine independiente en su versión doblada, para que actores y directores de doblaje acudan a determinadas proyecciones y a un posterior coloquio, donde el público pueda conocer el trabajo de los profesionales del doblaje.


1 comentario

Juan Francisco J. F. · 30 octubre, 2019 a las 8:24 am

Una vez más felicito a este blog por abrir a debate un tema tan delicado que, en cierto modo, nos afecta a todos. El gran reto que tienen los interlocutores de los actores es ser a la vez interlocutores de los actores que tienen una media de 20 convocatorias al mes (llamemosles ‘actores estrellas’) y a los que tienen una media de 1 convocatoria al mes (llamemosles ‘actores pequeños’). El gran miedo es que se negocian subidas que en la practica sólo rentabilicen los ‘actores estrellas’ a costa de destruir las opciones de los actores pequeños, es decir hipotéticas subidas a los que tienen 20 convos al mes a costa de reducir o poner a cero el marcador de los actores que tenían 1 convo al mes. Los interlocutores tendrán que demostrar ahí si pretenden representar a todos, o sólo a los primeros.

Nunca perderé la esperanza de que algún día se regule en un convenio el acceso a la profesión, para que se pueda solicitar de manera normal y no dependa de la gracia o generosidad de un mentor, creando los habituales lazos de dependencia, pero esos son temas que le interesa a los actores que están empezando o a los ‘actores pequeños’, pero en cambio interesará poco a los, digamos, ‘actores estrella’, porque para ellos, lógicamente, su lucha es mantener la media de 20 convos mensuales, lo que será más dificil si aumenta el número de ‘actores pequeños’. Sé que no son temas fáciles… pero son debates que, creo, interesarán a figuras del sector. Además con una regulación del acceso se podría evitar la percepción – equivocada o no – de que a veces las bofetadas por disputas entre ‘actores-directores estrlellas’ se dan en la cara de los ‘actores pequeños’, que son los que tienen menos defensa. Esos son algunos de los retos, a mi ver del sector.
———————————————————————————————————————————-
Y por último, veo que el artículo menciona la ausencia en la mesa de AESDOVI (que estuvo en 2017, pero no está ahora en la mesa de negociación). Quizá lo más práctico sea reproducir el último comunicado que AESDOVI facilitó a los medios, y así tener su punto de vista:

COMUNICADO AESDOVI
La Asociación de Estudios de Doblaje de Videojuegos de Madrid comunica su voluntad de disolverse a lo largo de las próximas semanas, ya que el objetivo para el que se fundó esta asociación en el año 2014, a día de hoy, carece de sentido.

Durante estos años hemos intentado fomentar, defender y representar a las empresas de doblaje de videojuegos de Madrid, velando por los intereses de dicho sector, siempre con una actitud positiva y colaboradora de negociación con los distintos sindicatos. El hecho de que ADOMA (sindicato de artistas de doblaje de Madrid) haya decidido ponerse en huelga contra nuestra asociación sin una argumentación sólida nos ha llevado a tomar esta decisión.

Tal y como recogen los medios de información, la principal reivindicación de ADOMA es actualizar el convenio de 1993 y obtener una subida salarial ya que los actores de doblaje “ganan lo mismo que en 1993” y “calculan una pérdida de poder adquisitivo del 60%”.

Estos argumentos no tienen nada que ver con el sector de los videojuegos, el cuál ni aparecía recogido en ese convenio del 2 de febrero de 1994. En el año 2011 el doblaje de videojuegos no estaba regulado, estos trabajos eran facturados por los actores y las empresas del sector ofrecían tarifas muy similares, en torno a los 100 euros la primera hora de grabación. Queremos recordar que las empresas que posteriormente formaron AESDOVI fueron los primeros en iniciar voluntariamente conversaciones con ADOMA para regularizar este sector cuando el presidente del sindicato aún era Carlos Ysbert.
A lo largo del 2011 se formó una mesa negociadora, en la que participaron más empresas del sector, para regular el doblaje de los videojuegos y en febrero de 2012 se firmó un acuerdo en el que:

– Las empresas se comprometían a dar de alta a los actores y retribuir dichos trabajos con nóminas, lo cual supuso un incremento del coste de empresa del 33%.

– Se aprobaron nuevas tarifas más elevadas que suponían una subida del 20%, por la primera hora de grabación se acordó pagar 120 euros. Y al año siguiente se aplicaría la subida del IPC.

En el año 2014 ADOMA nos insta a formar nuestra asociación para poder negociar y firmar con nosotros un “convenio de doblaje de videojuegos”, por ese motivo se fundó AESDOVI y después de varios meses de fructíferas negociaciones ADOMA nos comunica que ya no quieren firmar dicho convenio especializado y nos invitan a que nos unamos a la negociación de un convenio colectivo de doblaje de Madrid en el que nuestra asociación casi no tiene representatividad.

A pesar de sentirnos engañados y defraudados, ya que todo lo que habíamos negociado no sirvió de nada y tuvimos que empezar de cero, nos sentamos en la mesa negociadora e hicimos todo lo posible para que el convenio colectivo viera la luz.

Con esta descripción de hechos queremos manifestar la buena voluntad negociadora que siempre ha tenido AESDOVI y lamentamos que en su día se nos negara la oportunidad de firmar nuestro propio convenio especializado porque estamos seguros de que a día de hoy, recogería muchos más apartados de los que recoge el nuevo convenio y muchas de las discusiones que estamos teniendo ahora habrían sido solventadas con mayor rapidez.

En el 2015 AESDOVI participa en la constitución de la comisión paritaria del convenio colectivo y desde entonces siempre ha estado presente en todas las reuniones y negociaciones del mismo que se celebraron durante los años posteriores.

Nos gustaría denunciar la actitud injusta de ADOMA hacia nuestra asociación porque siempre hemos demostrado estar abiertos a la negociación, tal y como hemos relatado, hace 5 años hemos realizado subidas salariales del 20%, posteriores ajustes del IPC y hemos soportado un cambio de regulación que suponía otro incremento de un 33% de los costes. Las afirmaciones que hacen los artistas sobre su poder adquisitivo, en relación al sector de los videojuegos, son totalmente falsas.

Desde hace un mes hemos ofrecido una subida de un 6% de los salarios, repartida en dos años, el primer año una subida del 3% y el siguiente año otro 3%. Pero aun así parece ser que no satisfacemos los requisitos de ADOMA, que nos habla de modificar el concepto del “take” para poder llegar a un acuerdo, parámetro que tiene que ver con el doblaje de cine y vídeo, pero no con el de los videojuegos. Nos encontramos ante un callejón sin salida.

Otro acto que nos indigna es que ADOMA esté firmando acuerdos con algunas empresas que no pertenecen a la mesa negociadora y que encima, tal y como la propia ADOMA ha manifestado en otras ocasiones, ni respetan el propio convenio (se retrasan en los pagos, admiten trabajadores sin darle de alta en la seguridad social, etc.). A estas empresas que firman una subida salarial para este año del 3,5% se les levanta la huelga y se insta a las productoras a que graben en sus estudios, el mundo al revés.

Sinceramente, esto es un sinsentido, AESDOVI entiende que los videojuegos no deberían verse afectados por la huelga, como es el caso de la publicidad y a la luz de los últimos acontecimientos, decide disolverse.
Atentamente,

AESDOVI

Deja un comentario